Carmelo Canales

Carmelo Canales Castro-Urdiales (Santander) 1966

Desde niño dedica su vida al arte, comenzando  por descubrir la música a la que empieza a dedicarse profesionalmente en 1988, alternándola con el dibujo.

En 1992 a la edad de 27 años desaparece de los escenarios musicales para dedicarse a la pintura en un aislamiento casi total rodeado por sus  gatos de quienes afirma haber aprendido casi todo.

Los seres a los que da vida,  son proyecciones de un futuro no muy lejano. La influencia del científico Ray Kurzweil  empieza a estar presente en su obra.

Una nueva era está por llegar. Las criaturas de su universo se comunican entre sí, sin necesidad de utilizar los sentidos tradicionales, cohabitando entre mapas y planos de colores perfectos donde prevalece el orden, un orden que pretende contrarrestar el desastre de un mundo cada vez más caótico. Pintar es su terapia. “Sin arte no hay vida o espacio para la esperanza”.

Canales sostiene  la teoría de la retroprogresión creada por el escritor Salvador Pániker que defiende la necesidad de avanzar simultáneamente hacia la secularización racionalista y el origen místico. Quizás por este motivo utiliza  una técnica muy antigua, la pintura.

El nombra a sus obras como “Retratos retroprogresivos”

Este artista  investiga el cuerpo humano y su evolución en un futuro cercano, al mismo tiempo que busca las claves para desvelar los misterios del cerebro.

Buscador incansable y curioso por naturaleza, ha investigado diversas religiones a lo largo de su vida sin encontrar respuestas adecuadas, aunque confiesa que el Budismo le salvó la vida en una ocasión.

Mostrando todos los resultados 11